martes, 28 de octubre de 2014

Guía de supervivencia: Comida de Día de Muertos




Estas fiestas sólo son una vez al año, las adoro, la familia se junta, la casa huele a pan recién horneado, mi abue hace tamales de varios sabores para complacer a cada integrante de la familia, los de pipían, los de fríjol, los de verduras y rajas con queso para los vegetarianos, los de chile con carne, y los dulces con pasitas y coco para unos y sin pasitas para otros, por lo que te puedes imaginar cual es el platillo principal, seguramente habrá también spaghetti, quizás frijoles charros y gelatina de mandarina, aaaaaaaaa y chocolate caliente para sopear el pan de muerto.

No se puede dejar pasar este banquete, al menos yo no puedo, son muy pocas las ocasiones en el año en las que como tamales, no son parte de mi dieta diaria, por lo que en este día yo sí le entro, pero siempre siguiendo las siguientes reglas, que me han funcionado para cuidarme a lo largo de los años, toma nota. 

1) Cuídate los días anteriores a la pachanga, día de muertos no dura todo el mes, es sólo un día, o dos con el recalentado, así que los días antes a la comida, tienes la oportunidad de comer más sano, no se trata de comer pura verdura pero si decirle no a toda la comida chatarra, al exceso de azúcar y harinas refinadas y comer más verduras.

2) Ejercítate ese día de la comida, no por ser fin de semana no hagas ejercicio, comienza tu día con tu actividad deportiva favorita y así ganas puntos extras para esa taza de chocolate caliente.

3) Desayuna un smoothie verde, así por lo menos tu primera comida tuvo hojas verdes, y no llegarás a la comida queriéndote atascar de botana.

4) En la comida aléjate de las botanas, bebidas alcohólicas, refrescos, y bebidas azucaradas y platillos que todo el año encuentras en cualquier lugar, toma agua simple y ahorra esas calorías extra para otra delicia que sólo hay en estas fechas.

5) Pregunta cual es el menú completo o date una vuelta por la cocina, no sea que le entres como loco al primer platillo y falten tres más por servir que también te gusten, trata de que tus porciones sean pequeñas y repite al final si todavía quieres una porción de lo que más te haya gustado, aunque recuerda, todavía falta el pan, la gelatina y el chocolate.

6) Reparte calorías, para probar de todo, comparto la comida, o sea me sirvo un tamal, lo parto a la mitad y como estamos en confianza les digo quien me ayuda con la mitad y siempre hay alguien dispuesto a sacrificarse, si me gusto lo suficiente quizá repita, pero si no, sólo me comí la mitad.

7) Come despacio y mastica bien, deja el tenedor en la mesa y platica entre cada bocado.

8) La comida es un fin de semana no todo el mes, en la casa de mi abuelita hacen tantos tamales que a pesar de que toda la familia va y luego hay recalentado, sobra mucho, pero la verdad ya es demasiado seguirle por varios días, mi cuerpo me pide espinacas jajaja, lo que hacemos es compartir con los compañeros de trabajo el lunes o con el vigilante de la cuadra o con la señora que nos ayuda en la casa o congelar por si más adelante se nos antoja un tamalito, no tienes que comerte todo ese día.

9) Si estas en un plan más estricto o en un detox, pues valora si vale la pena que te saltes un día la dieta o mejor continuas, dependerá de que tan importante sea la meta para ti, total que el próximo año también habrá día de muertos, pero uno nunca sabe si estaremos para celebrarlo.

10) Para no perderte de la fiesta, puedes llevar tu ensalada o tu comida o comértela antes, así ya llegas y sólo te comes un tamal.

Espero te sirvan estos tips, no te olvides de lo más importante, no todo es la comida, el poder convivir ahora con nuestros vivos no tiene precio, a los muertitos les llevaremos flores, pero como dice mi papá regálame flores ahora, no cuando ya este bajo tierra. 

Compárteme ¿qué otras cosas haces tú para cuidarte en estos días?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario