viernes, 6 de junio de 2014

A taquear sin engordar

Clásicos tacos de Veracruz



En la región donde vivo, en el estado de Veracruz, es clásico ver a la gente comer mucha tortilla en sus diferentes variantes.



Ya sean tacos, enchiladas, enfrijoladas, chilaquiles, tlacoyos, picadas, sopes, gorditas, garnachas, huaraches... etcetera.

Una amiga me dice:  "quiero bajar de peso pero no puedo dejar la tortilla" 


La verdad es que la tortilla no es la culpable.

El problema es el exceso.

La gente se comen hasta 10 tacos en una sola sentada, sin nada, tacos de puro aire, sólo untados con un poco de salsa y queso o hay otros que la usan de cuchara y hasta que no se terminan la comida no dejan de comer tortilla.


No me malinterpretes, yo amo la tortilla, no niego que es riquísima, hecha a mano, de nixtamal, acabada de hacer y de maíz azul es sentir el cielo en tu boca, ¿apoco no?


Una tortilla de maíz de nixtamal es rica en fósforo, calcio, fibra, proteínas y carbohidratos, aproximadamente 70 calorías por una tortilla, exactamente las calorías que quemo al correr un kilómetro según mi reloj.


En el libro Born to run de Christopher McDougall, relata como los Tarahumaras corren distancias más largas que un maratón (42.195m) comiendo tortillas, chia y pinole.


Steve Jurek otro ultra maratonista vegano también usa tortillas para abastecerse cuando corre largas distancias.


No hay necesidad de dejar de comer esta delicia pero siempre con moderación, ninguno de nosotros va a correr un maratón después de la comida.


Que tal si la próxima vez que te comas una tortilla la llenas de verduras, le agregas un poco de carne, mucho pico de gallo y aguacate.

Esta tortilla se siente feliz ahora que tiene ejotes.


Si tus tacos ahora se ven como los de la foto seguro con dos o tres te sientes satisfecho, aaaaaa y lo olvidaba mastica bien tu taco y ¡disfrutalo!



No hay comentarios.:

Publicar un comentario