viernes, 9 de mayo de 2014

Alcanza tu meta con estos tips

En enero del 2013 me propuse alcanzar la meta de terminar un maratón (42.195 KM), ya llevaba dos años seguido corriendo, así que elegí hacerlo el 8 de diciembre del 2013 en Monterrey, por ser de los mejores organizados en nuestro país.

Había leído tantas historias de Filípides y había escuchado a muchos runners decir que eres otro al cruzar la meta que tenía muchas ganas de sentirlo y vivirlo yo misma, ese era mi motivo, algo que debía hacer antes de morir.

Anote el evento en mi agenda, puse fotos en mi cuarto, leí todo lo que expertos escribían sobre como vencer a la pared y busque un coach en línea para que me ayudará a lograr mi tiempo meta (3:59 hrs.)

Para evitar lastimarme y correr más rápido me propuse bajar unos kilos y llegar al evento en mi peso óptimo de competencia.

Después de digerir tanta información que leía a diario, mágicamente me volví fan de las espinacas, el jengibre, los camotes y los betabeles, antes no comía mucha verdura y ahora la disfrutaba.

Planee mis actividades semanales para cumplir con mis responsabilidades de mamá, esposa, trabajadora y para evitar perder algún entrenamiento hubo días que corría a las 4:30 a.m.

Durante este tiempo hice sacrificios como evitar el vino, que me encanta, en cenas familiares y no asistí a muchos eventos sociales para no desvelarme y poder correr temprano los sábados o domingos de distancia larga.

Donde vivo no hay pista para hacer velocidad ni gimnasio sin embargo eso nunca me detuvo, mi meta ya estaba definida y por cumplirla cambie hábitos alimenticios, horarios de sueño y las excusas no existían.

Hubo días malos, me enfermé, me dio fascitis plantar y por tener una pierna más larga que otra tuve que detener por un mes mi entrenamiento, pero nunca me di por vencida, resolví cada problema que se presentó.

Aprovecho la oportunidad para agradecer a mi coach que me puso a hacer 1,000,000,001 sentadillas para tener unas piernas fuertes, y yo ODIO las sentadillas.

Pero sabes algo, valió la pena y lo volvería a hacerTermine el maratón sin parar ni caminar, supere mi tiempo meta, no me lesione y me la pase genial.

Te platico esto por que a veces tenemos un sueño o deseamos algo, mucho mucho, pero realmente no tenemos definido el motivo y el plan seguir y si se pone feo el camino desertamos.

Si tienes un sueño, del tipo que sea, ¡te felicito, yuhuuuuuu! no lo dejes morir y para alcanzarlo checa estos tips que a mí me ayudaron a lograr el mío:

Define tu meta, tu motivo y tu cuando
Tatua tu meta y motivo en tu mente, escribela en un papel o consigue una foto que simbolize a donde quieres llegar y ponla donde siempre puedas verla para que nunca dejes de recordar porque lo estas haciendo y ponle fecha límite para hacerlo más real.


Lee
"Información es poder",  lee lo más que puedas, empápate de información y busca personas que sepan más que tú del tema que te puedan guiar, sólo bien armado podrás vencer los obstáculos que se lleguen a presentar.

Comparte tu camino
Platicale a tus amigos y familia sobre lo que quieres conseguir para que te apoyen y ayuden en tu camino, no quieras ser Superwoman o Superman.

Yo conocí a los #teamdebutantes por twitter y vaya que me apoyaron cuando más lo necesité, compartíamos la misma meta y platicar con ellos era reconfortante, además siempre conté con la ayuda de mis papás, mis suegros y mi esposo que cuidaban a mi Vale mientras yo me iba por 28 km.

Empieza por el principio
Sí, no quieras correr cuando no sabes caminar y apenas empiezas a gatear, el único modo de llegar al final con éxito es planeando tu camino, necesitas un plan que te lleve a directo a la meta y si lo divides en pequeños tramos semanales o mensuales se verá más cerca el final.

Las cosas se pondrán feas, eso te lo aseguro pero lo más importante para no dejarte vencer es olvidarte de donde te encuentras y tener muy presente a donde quieres llegar.

Nos vemos en mi próxima carrera The Pink Race Xalapa


No hay comentarios.:

Publicar un comentario